Los 10 pueblos más bonitos y con encanto de Lleida

Durro, Iglesia Parroquial de la Nativitat, prado lleno de flores

¿Quieres conocer los 10 pueblos más bonitos de Lleida? Te proponemos que te adentres en la provincia y goces de todos sus encantos, que son infinitos. Aquí encontrarás una parte de Cataluña llena de naturaleza e historia, pues Lleida está formada por una gran cantidad de pueblos medievales que esconden un gran y precioso legado histórico y cultural. ¡Sin lugar a dudas ha sido difícil escoger solo 10! Vamos allá con nuestra selección de los pueblos con más encanto de Lleida.

Taüll

Taül, calle del pueblo con las casa típicas

Seguro que habrás oído hablar de Taüll, situado en la Vall de Boí, principalmente porque es allí donde están las iglesias románicas de Santa María y de Sant Climent, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Pero Taüll no es solo una gran atracción turística por esto, sino que también es uno de los pueblos de Lleida en el Pirineo más espectaculares que hay. Taüll ofrece un entorno de calma y tranquilidad, alejado del bullicio de la ciudad y los escenarios más comunes del Pirineo Catalán, como podrían serlo las casas de piedra y madera. Además, es uno de los ejemplos más claros de que la sencillez puede tener tanto, o más, encanto que un gran complejo arquitectónico. 

Bagergue

Bagergue, tejados típicos de alta montaña campanario al fondo

Bagergue es el municipio más alto de la comarca de Alto Arán y se encuentra a más de 1.400 metros de altitud. Es un pueblo pequeño, pero no por ello deja de ser uno de los pueblos con más encanto de Lleida: no puedes perderte la Iglesia de San Félix o la Ermita de Santa Margarita, las cuales forman parte del legado histórico del municipio. Además, está también el museo de Eth Corrau, donde hay expuestas diferentes piezas artesanales que logran transmitir cómo era la vida tradicional del valle en un pasado. Tampoco podemos obviar que Bagergue está justo al lado del río Unyola, por lo que podrás hacer unos preciosos paseos por la orilla. 

Vielha

Vielha, vista del pueblo nevado

Vielha es uno de los sitios más conocidos de la provincia, por lo que no podía faltar en este artículo. Si estás buscando pueblos con encanto en Lleida y por el Pirineo, este tiene que ser tu destino predilecto: la capital de la comarca de la Vall d’Aran. Vielha tiene sus raíces al lado del río Garona y está rodeado de una frondosa naturaleza, así que no hay mejor oportunidad para adentrarse en el Pirineo Catalán y sus costumbres que descubriendo los rincones de Vielha: déjate impresionar por las típicas casas de piedra, madera y pizarra y por las numerosas iglesias de estilo románico, pero sobre todo por la Iglesia Parroquial de Sant Miquèu (del siglo XII).

Àger

Àger, visión de la ubicación del pueblo, al fondo el Monntsec

Tenemos por seguro que no hay nada como ver las estrellas en un pueblecito de montaña, un espacio totalmente libre de contaminación. Àger es un precioso pueblo de Lleida que, además, es la sede del Parc Astronòmic del Montsec, así que no hay excusa para perderse unas vistas como las que se ofrecen desde aquí. Además, si eres amante de las excursiones, es imprescindible saber que se encuentra rodeado del Congost de Mont-rebei, un camino que sigue el paso del río Noguera Ribagorçana. 

Llimiana

Llimiana, pueblo encima de un montículo, cielo azul con nubes esponjosas al fondo

Si ninguna de estas opciones te ha convencido, Llimiana será tu debilidad. Es, sin duda, uno de los pueblos más bonitos cerca de Àger. Es un municipio muy pequeño, ¡tiene menos de 200 habitantes, habrás visto pocas cosas parecidas!. A pesar de su tamaño, Llimiana tiene mucho por ofrecer, como su calma y tranquilidad y unas vistas que son simplemente impresionantes. Podrás visitar la iglesia del pueblo, construida en honor a Santa Maria de la Cinta, y apreciar sus ábsides románicos.

Durro

Durro, Iglesia Parroquial de la Nativitat, prado lleno de flores

Cataluña es una comunidad con mucha riqueza histórica, y la provincia está llena de municipios con una personalidad que remonta a la Edad Media. Durro es uno de los pueblos medievales de Lleida más conocidos, está situado en la Vall de Boí, cerca de Taüll (localidad ya mencionada anteriormente). La singularidad de Durro es que no llega a los 100 habitantes y que paseando por sus calles sentirás que has viajado al pasado, que cada piedra es capaz de explicar un pedazo de su historia. También hay que visitar la Iglesia Parroquial de la Nativitat, una construcción del románico lombardo, de los inicios.

Guimerà

Guimerà, estrechas calles laberínticas

En la comarca de Urgell está el pueblo de Guimerá, reconocido por el ambiente medieval que aún consigue desprender, gracias a sus estrechas calles laberínticas; las ruinas del castillo del siglo XI; la Iglesia gótica de Santa Maria del siglo XIV; y la capilla de Sant Esteve. Si todo esto no te deja sin aire, ¡atento! El centro histórico de Guimerà es un Bien de Interés Cultural, así que no hay razón alguna para perdérselo. De entre todos los pueblos de Lleida, Guimerà es imprescindible, y mucho más si te estás planteando ir en agosto, puesto que durante ese mes se organiza un mercado medieval que busca, y logra, un ambiente de la Edad Media. 

Cervera

Si estás por la capital y buscas alejarte del bullicio de la ciudad, Cervera es uno de los sitios más bonitos cerca de Lleida. Cervera es una ciudad medieval que alberga muchos monumentos de diferentes estilos. No llega a los 10.000 habitantes, por lo que hemos considerado que podemos mencionarla en este artículo. Puedes visitar el antiguo edificio de la Universidad de Cervera (del siglo XVIII), de estilo neoclásico y declarado Bien Cultural de Interés Nacional; el Ayuntamiento barroco; la Iglesia de Santa María, en este caso de estilo gótico; y el castillo de Cervera del siglo XII, un poco más a las afueras de la ciudad, pero considerado también Bien Cultural de Interés Nacional. Nosotros te recomendamos que visites Cervera a finales de agosto, que es cuando se celebra El Aquelarre, una fiesta tradicional desde 1978, donde salen a la calle los Mascle Cabró y sus mujeres, las brujas. La ciudad se llena de espectáculos, magia y “correfocs”. 

Castellbò

¿Estás en busca de pueblos bonitos cerca de la Seu d’Urgell? Ya lo tienes. Castellbò es un pueblo único en l’Alt Urgell. Forma parte del Parque Natural de l’Alt Pirineu. Es un pueblo muy característico, pues está construido encima de una colina, y se accede a través de un puente construido en la Edad Media y declarado Bien de Interés Cultural. Pero eso no es todo, sus casas tienen también un gran valor patrimonial, pues están construidas siguiendo el típico estilo de todos los pueblos del Pirineo: construcciones de piedra y madera. A pesar de ser un pueblo pequeño, hay diversas cosas a visitar (aparte de deambular por sus calles sin rumbo fijo), como la Antigua Colegiata de Santa Maria, que mezcla los estilos románicos y góticos, y los restos del castillo de Castellbò. 

Arties

Arties, Iglesia gótica del siglo XIV de Sant Joan.

En último lugar, hemos puesto el pueblo de Arties, aunque no por eso lo consideramos menos bello. Para nosotros, Arties es uno de los pueblos más bonitos de Lleida y está situado en el Pirineo Catalán, entre los ríos Garona y Valartes. Dicho esto, Arties es un pueblo de montaña que sigue el estilo de construcción típico de la zona, cosa que ya de por sí es espectacular; pero no es todo lo que el pueblo tiene por ofrecer: hay también la Iglesia de Santa María, reconocida como uno de los más grandes ejemplos del estilo románico de toda la zona; y la Iglesia gótica del siglo XIV de Sant Joan. 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Bienvenido viajero/a! 👋
¿Tienes alguna duda?
Contáctanos :)